jueves, 26 de junio de 2014

Se reagrupan los rebeldes…. de cuando Sucre descendió a Chimbacalle



Por las laderas que dan al sur confundido
tropieza y marcha,

Junto al sol de la tarde se esconde
Sucre Libertador desciende desnudo al frente de un batallón desierto:
Frágil gota de obsidiana fresca que resplandece
Como ilusión celeste en el celeste cielo…

El susurro entre los pajonales el viento y el silencio,
No es la selva sino la humanidad quien calla ahora
geografía transformada en carnes que sus mapas no creen,


Surcos                                   muestran tiempos
                       en   la    piel    recostada

Figura diáfana que busca sobrevivir en la sombra.
Como brumoso sueño amaneciendo en el roció
Durante el crepúsculo púrpura se revela en el horizonte,
Pisando las orillas de bronce de una laguna que expande,
Una ciudad yuxtapuesta de atalayas en vela.

Ya oscuro,
cruza los alambres y penetra por baldíos lotes,
a un lugar que no conoce sin embargo presiente
Parece escuchar las risas de las Moiras
Pero son niños,
 cuadras abajo,  en el vagón del presidente
viejo, como el hambre que sienten
machacados por igual en la plaza
feligreses de una revolución fantasma

Ya no teme y se siente cerca,
de cumplir la misión eterna bajo el doliente cielo y
de las marchas triunfales junto al compás viperino,
de la boa encantada por la flauta Onix,
que celebra el regresó de los exquisitos cadáveres de un príncipe
azul.

Afuera del vagón Manuela espera y vende chicles
Adentro con el fuego de un barril se calientan débiles,
Infrasoles proletarios sin fábrica ni revolución
En espera de noticias de Simón Simón.






No hay comentarios: